“En 2021 me levantaré a diario pensando en convertirme en Campeón del Mundo”

“En 2021 me levantaré a diario pensando en convertirme en Campeón del Mundo”

Tercer clasificado en el Mundial de Moto2 con un total de siete podios y tres victorias, Sam Lowes ha completado un magnífico campeonato. Las lesiones y su incansable espíritu de lucha han aportado grandes dosis de heroicidad a una temporada que, una vez bajadas las pulsaciones, repasamos junto al piloto británico.

¿Cómo describirías esta temporada 2020?

Diría que ha sido exitosa. Si a principio de año me hubiesen dicho que volvería a ganar, que lideraría tantas sesiones como he hecho y acabaría tercero del campeonato a pesar de dos lesiones, habría firmado sin duda. Obviamente, cuando llegas a la última carrera con posibilidad de ganar y no lo haces resulta un poco decepcionante, pero sin duda, a nivel global, diría que ha sido una muy buena temporada.

¿Cuáles han sido los aprendizajes adquiridos?

Este año he intentado trabajar y mejorar en muchos aspectos. Para empezar, he aprendido mucho dentro del box, a trabajar bien con los técnicos para poner la moto a punto de un modo muy productivo. Debido a la pandemia global, hemos tenido que aprender a vivir y a competir de un modo distinto, encadenando varias veces tres carreras para las que tenía que modificar el entrenamiento físico. Pero lo más importante es que he vuelto a aprender a divertirme encima de la moto, he disfrutado como lo había hecho años atrás e incluso he mejorado mi pilotaje.

¿Habías dejado de divertirte?

Este año ha sido de disfrute mientras que los últimos habían sido más bien de sufrimiento. Siempre me lo paso bien encima de la moto, pero, a veces, por mucho que lo intentes no puedes disfrutar como lo hecho este año. Todo fluía y me divertía. Sin duda, en este aspecto, el cambio ha sido abismal.


Si pudieses cambiar algo de esta temporada, ¿qué sería?

La caída en el FP3 del Gran Premio de Valencia. Me caí por apretar demasiado cuando ya tenía muy buen ritmo y en un sector en el que iba bien.  Lo que podía haber sido una pequeña caída acabó teniendo importantes consecuencias para el final del campeonato. No sé si el resultado final habría cambiado o no, pero creo que puedo aprender de lo sucedido y, sin duda, si pudiese rebobinar, enfocaría de manera distinta ese FP3.

¿Y algo que no cambiarías?

La manera en la que he afrontado la temporada. Cómo llegaba al box, cómo he trabajado y crecido con el equipo, trabajar en el estado anímico y mental, la planificación del fin de semana, la gestión de las sesiones, etc. Estoy muy contento con mi actitud a lo largo de todo el año y creo que ha sido algo que me ha ayudado mucho y que sin duda repetiré el año que viene.

¿Cómo describirías esa actitud?

No es fácil ponerle palabras… Diría que quizás he tenido una actitud más relajada y centrada en el día a día. Pero no puedes tener esta actitud si no vas rápido o no estás contento con la moto o a gusto con el equipo. Yo me he sentido cómodo en todos los aspectos y eso me ha permitido confiar, relajarme y preocuparme sólo de aquello que me correspondía: darlo todo en la pista.

Has completado una gran temporada, pero la última carrera, fue, teniendo en cuenta la lesión en la mano, realmente magnífica… ¿Cómo la planteaste?

La verdad es que al haber rodado poco el fin de semana por al dolor en la mano, teníamos muy poca información sobre mi ritmo y las posibilidades reales de competir la carrera. A penas di un par de vueltas en el warm up, y aunque sabía que me guardaba algo para la carrera, no tenía nada claro hasta dónde podría pelear. Creo que es uno de los momentos de mi carrera de los que me siento más orgulloso porque logré algo que no pensaba poder conseguir: remontar y acabar en el podio. Acabamos perdiendo el campeonato, pero me sorprendí a mí mismo viéndome pelear así y es una sensación increíble de la que estoy muy satisfecho.

¿Es cierto que llegaste a perder la conciencia de lo que estaba sucediendo a tu alrededor?

Sí. Cuesta regresar a ese momento y describir las sensaciones exactas, pero diría que estaba tan concentrado intentando hacer un pilotaje perfecto, que durante un rato me olvidé absolutamente de todo el resto. Logré alcanzar la presencia y consciencia máxima en el momento presente, algo en lo que había estado trabajando con mi coach. Luego volvieron a aparecer el dolor, la situación y la lucha por el campeonato, pero fue muy estimulante alcanzar ese nivel de concentración ya que si lo logras una vez, puedes hacerlo más veces y eso me genera una gran confianza y motivación para seguir en esta línea de trabajo.

¿Cómo crees que te afectarán los resultados de este año? ¿Eres de los que se relajan o activan tras el éxito?

El rendimiento y resultados de esta temporada me animan a querer trabajar aún más duro y seguir mejorando de cara a la siguiente. Estoy muy motivado y me siento cómodo al decir en una entrevista que el año que viene quiero ganar el Mundial. De haberlo dicho el año pasado, seguro que el 95% de la gente habría dicho “sí claro, quiere ganarlo igual que lo quieren todos los pilotos”, pero es que ahora lo digo plenamente convencido de poder lograrlo.

¿Crees que has callado bocas?

Creo que alguna sí…En parte puede que la desconfianza que tenía la gente cuando se anunció mi fichaje por este equipo estuviese justificada por mis resultados anteriores, pero yo siempre he creído en mí y en mis posibilidades. Había ganado en el pasado y sabía que podía volver a hacerlo. Me brindaron una buena oportunidad y no veo porqué tendría que haberla dejado pasar… La moto era fantástica, estaba en un equipo campeón y rodeado de gente genial. Era un desafío para mí en el que no había lugar para excusas si las cosas no iban bien. Y no las ha habido. Creo que lo he dado todo y ha sido estupendo poder hacerlo recogiendo, además, buenos resultados.


¿Cómo encaras el 2021? ¿Cuáles son tus objetivos?

Mi objetivo para 2021 es pelear y ganar el Campeonato del Mundo de Moto2. Este año mi meta era volver a ser competitivo y a ganar carreras. De hecho no me planteé seriamente la disputa por el Mundial hasta que nos encontramos inmersos en ella. El invierno pasado me levantaba a diario pensando en volver a ser rápido. En 2021 lo haré pensando en convertirme en Campeón del Mundo. Creo que es un objetivo realista y factible. Puede que no lo consiga, pero creo que es correcto para mí afrontar la temporada con esta mentalidad. Es el momento de pensar en ello, mejorar algunas cosas y pelearlo.

¿Qué cosas?

Tengo que elegir un poco mejor mis batallas, como lo que comentaba antes del FP3 de Valencia, y centrar todos los esfuerzos en las carreras. También he de seguir trabajando en mi pilotaje, especialmente mejorando la reducción de marchas y la entrada en curva.

Y PARA ACABAR, ALGUNAS PREGUNTAS RÁPIDAS :

Una carrera: GP de Teruel.
Gané la carrera con contundencia tras completar un gran fin de semana y sin beneficiarme de ningún error ajeno como había pasado en el GP de Francia y el GP de Aragón.

Un adelantamiento: Mi adelantamiento a Rémy Gardner en la curva 1 de Portimao.
Durante todo el fin de semana sufrí horrores en esa curva y lograr un adelantamiento ahí en carrera fue brutal.

Un momento:
El momento en el que pensé que podía pelear por el Mundial después de acabar segundo en Barcelona, un circuito que me había costado mucho y en el que estuve ahí todo el fin de semana.

Un objetivo cumplido: Volver a ser competitivo.

Un objetivo aun por cumplir: Ser campeón del mundo.

Nota personal: 8 sobre 10.
Creo que he conseguido buenos resultados con varias poles, siete podios, he vuelto a ganar y he podido pelear por el título hasta el final. La lesión en pretemporada y la caída con lesión en Valencia me hacen bajar la nota, así que creo que un ocho es una nota bastante justa.